EDITORIAL

CIEN DÍAS DE GOBIERNO





*Honestidad sobre partidismos
*Samir, Moreno Valle y el Tren Maya
*Lucrecia Tati Borgia Clouthier
*En hombros presidenciales


VLADIMIR ROTHSCHUH


Secundó el presidente López Obrador las decisiones de Sánchez Cordero en Gobernación, por honesto Guerrero Pozas se queda en Bucareli porque conforme a lo sentenciado por el Primer Mandatario: ‘Lo que nos importa, dijo, es que los servidores públicos sean honestos, que no tengan malos antecedentes, no queremos corruptos en el gobierno. Lo de su afiliación política o si trabajaron en administraciones pasadas eso es secundario, lo que nos importa es que sean honestos, no queremos corrupción en el gobierno y es un proceso de limpia que se tiene que ir dando poco a poco, pero que va a ser permanente.’ Porque a Guerrero Pozas le reprochaban que un hijo suyo fuera cercano de Meade y con eso bastaba para vetarlo de Bucareli, pero como han dicho otros morenos en Palacio de Cobián sobre la vocería de Héctor Gandini, también se fija a lo señalado por López Obrador en su mañanera, lo que importa es la honestidad no que si colaboraron con los candidatos presidenciales priístas llámense Labastida o Meade que es el caso de Gandini y del hijo de Guerrero Pozas. El espaldarazo presidencial a la decisión tomada por Sánchez Cordero contribuye a fortalecer su figura ante quienes no cejan de meterle zancadillas adelantando versiones apócrifas de su renuncia.


La apertura del expediente de Moreno Valle y su esposa disipó las polvaredas panistas en torno a un presunto magnicidio dejando a la Cuarta Transformación generosa al ocultar en primera instancia  otros factores políticos y empresariales del vuelo fallido. Y habiendo cumplido su promesa de transparencia el presidente López Obrador en este caso continuó con los archivos del Cisen quedando en vilo el Caso Samir que pese a la promesa presidencial se ser resuelto por autoridades federales ésta se incumple aún para dar pie en el sureste una gruesa oposición étnica a los trabajos del Tren Maya. La bandera de la Termoeléctrica y la muerte de su líder opositor es alzada como rebeldía por la ruta del Tren Maya y hasta la CNDH que marcó su distancia con la CNTE y las vías del tren michoacano, se añade a las exigencias ambientalistas: sin estudios de impacto ambiental la obra del Tren Maya violentará los derechos humanos. Habiendo encontrado la cerradura Jiménez Espriú para amainar el tornado magnicida que los albiazules forzaban en Puebla, esa misma chapa se le ofrece para dilucidar el devenir de la magna obra rielera en el sur sureste del país. Entre más tiempo se tomen los responsables designados por el presidente López Obrador en el Caso Samir, más se torcerá la circunstancia adversa en el Tren Maya a partir de la opacidad de la muerte del opositor a la Termoeléctrica morelense.


En Guerrero quienes abuchean a la Guardia Nacional son los mismos que llegan a los mítines del presidente López Obrador a gritarle insultos a Héctor Astudillo o cualquier otro gobernador opositor que visita institucionalmente el Presidente de México. Los opositores a la Guardia Nacional en Guerrero pertenecen a Morena y lo asentaron ausentándose de la aprobación en el Congreso de Chilpancingo. Los llamados de López Obrador, Durazo, Batres, Monreal, apurando a los Congresos estatales a la probación automática de la reforma que crea la Guardia Nacional se ha topado con los pareceres de los diputados de San Lázaro que le metieron ruido y canilla a la iniciativa presidencial para que desde el Senado Monreal tuviera que aplicar a sus legisladores en torno al proyecto transformador de López Obrador.  Entre las aguerridas opositoras a la Guardia Nacional estaba Tatiana Clouthier quien luego de su fracaso decidió salir por peteneras diciendo que ella como la nueva Lucrecia Borgia impidió que el candidato López Obrador fuese envenenado, ahora le debe la vida el Presidente de México, de quien le encanta ser adversaria a sueldo moreno.


En vísperas de sus primeros cien días de gobierno el presidente López Obrador confiesa qué  ‘lo que más  me ha gustado es servir, constatar la felicidad de la gente cuando recibe un apoyo del nuevo gobierno, eso es el mejor pago, el mejor sueldo, eso no tiene comparación, eso es lo que más me ha gustado. Que yo pueda ver un adulto mayor que me diga que ya recibió lo de su pensión y que antes no recibía nada, porque era jubilado o era pensionado del Issste, del Seguro y no recibía, y que ahora ya en su cuenta recibió los dos mil 550 pesos.’ Ese rostro de felicidad en los adultos mayores se ha apagado cuando las pensiones de enero y febrero no les han sido entregadas. En Veracruz, CDMX y Morelos, tres entidades gobernadas por morenistas, los adultos mayores no han expresado en sus rostros esa felicidad que conmueve a López Obrador. En la trascendida reunión del Primer Mandatario con su Gabinete con miras al primer informe de cien días los relieves fueron las becas para jóvenes y las pensiones para adultos mayores. Y fue triste que luego de esa evaluación a los planes de gobierno,  hubiese en el Gabinete quejosos de que el Presidente no los deja avanzar porque él jerarquiza la agenda de gobierno. El lío es que muchos se acostumbraron a que López Obrador les hiciera la chamba en las pasadas campañas electorales y acogidos a su sombra ganaran alcaldías, gubernaturas, diputaciones y senadurías. No se dieron cuenta que los tiempos cambiaron y que a los funcionarios federales les toca hacer su trabajo para empujar la Cuarta Transformación y que a los cien días tenga qué informar el presidente López Obrador de sus promesas de gobierno. ¿Cuántos miembros del Gabinete llegarán acaso al primer año de gobierno? Los errores presidenciales de los pasados sexenios eran que se privilegiaban los amiguismos y ahí se fecundó la corrupción como forma de ineptitud, abulia y omisiones.


https://twitter.com/VladRothschuh