EDITORIAL

LUCKY CHARM MACUSPENSE






*Cultura Comunitaria
*Deudores eléctricos
*Repoblamiento ganadero
*Eco crímenes


VLADIMIR ROTHSCHUH


Desde el terruño macuspense como un  lucky charm de magníficos auspicios, consolidó el presidente López Obrador su palabra comprometida a favor del hato ganadero. Y se siguió por otras entidades del sur y sureste porque el crédito a la palabra primero fue de los votantes en las urnas hacia él y enseguida de suyo a los grupos vulnerables rurales urgidos de un pie de cría. Sobre la buena fe humana el Presidente de México entregó ganado pura sangre sobre una experiencia que de seguro enmendaron muy bien María Luisa Albores y Víctor Villalobos: los antiguos programas donde se regalaban reses acabaron mal porque los indígenas, ejidatarios y campesinos preferían comerse las vacas o venderlas que emprender un bonito proyecto de subsistencia y productivo. Ese fenómeno de la pobreza no es exclusivo de nuestro país, se reproduce en Latinoamérica y en Vietnam, en este país asiático la actriz Angelina Jolie regaló reses a las familias rurales pobres con un resultado desalentador pero no del todo mal para sus propósitos generosos. Esto es ¿cuál es el compromiso adquirido por las familias que están recibiendo pies de crías de la 4T para que no se las coman o mal vendan? Seguramente junto a cada res obsequiada por la Cuarta Transformación se le acompañó de la Cartilla Moral Alfonsina para que también en el campo fructifique la ética y las buenas costumbres que los neoliberales destruyeron en sus afanes thatcheristas que indujeron a la peor traición agraria con el artículo 27. Habiendo cumplido el presidente López Obrador su palabra con el repoblamiento del hato ganadero en pequeños productores para crear cadenas productivas, de igual manera tendrá que ser el compromiso no de quienes recibieron esos pies de crías sino de los servidores federales de Sader, Bienestar y Segalmex orientando a los nuevos propietarios de sus obligaciones.


El Programa Nacional de Cultura Comunitaria dispuso Alejandra Frausto arrancarlo en  Atoyac de Álvarez este miércoles 27 con diversas actividades enfocadas a explicar los distintos esquemas que lo contienen y que serán detonados en 720 municipios del país afectados por la violencia.  A mediados de enero Frausto dio a conocer el nuevo enfoque pacifista a través de semilleros creativos, misiones por la diversidad, territorios de paz,  y el robustecimiento de las ocho mil bibliotecas. Y como la red de bibliotecas no abarca la totalidad de municipios de la nación, dichas funciones correrán por cuenta de las misiones culturales incidiendo a través de las expresiones artísticas  a favor de la tolerancia y la no violencia, como lo asentó esta semana Frausto en torno al cine y los apoyos financieros del Estado hacia esas manifestaciones que tienen a la película Roma en el centro del debate internacional por la pervivencia del esclavismo laboral vigente en la servidumbre que aún perdura en México, en América, Asia y África. Frausto signó con el gobierno belga acuerdos para la cooperación cinematográfica, antecediendo la importancia de los Arieles y la inversión pública en el séptimo arte. La cultura comunitaria es el eje principal en que Frausto vertebra el poder blando de la Cuarta Transformación  con una reeducación sublime de aquello que aún permite a los mexicanos unirse como ha sido el trabajo de la Brigada  Cultural en Tlahuelilpan entre tres mil niños y adolescentes víctimas estructurales del modelo económico que orilló a su comunidad al huachicoleo.


‘Si aceptamos que todo sea a costillas de la CFE estamos muertos’, una frase que los fifís ponen en labios de Manuel Bartlett tergiversando los compromisos del titular de la CFE sobre la electricidad como un bien público y ajeno al lucro que llevó a los neoliberales a endeudar a miles de familias con 45 mil millones de pesos.  La promesa del presidente López Obrador no se ha movido un ápice: borrón y cuenta nueva entre los hogares acogidos sexenios atrás en la rebeldía del no pago a la CFE por los excesos del Estado divorciado con el bienestar social. Como el agua, la electricidad tiene que ser un derecho humano y ahora la Cuarta Transformación está sumando a la vivienda social a esos derechos; los tecnócratas siempre vieron a los usuarios de la CFE como adversarios por exigir calidad y denominarlos cruelmente parásitos por recibir subsidios. Manuel Bartlett adelantó que los subsidios se mantendrán junto con la promesa del presidente López Obrador de bajar precios en beneficio de la productividad nacional como ocurre a partir de enero en la frontera norte con el paquete de apoyos a las empresas, trabajadores y familias. Bartlett mostró a los ex funcionarios de sexenios pasados que comprometieron financieramente a la CFE, un paso significativo del subsiguiente que está por emprender sobre la burocracia empeñada en obstruir la transformación energética como lo evidencian las distintas direcciones de la Comisión volcadas en culpar a los usuarios deudores exigiéndoles ponerse al día con 45 mmdp, cuando ya lo hicieron en las urnas eligiendo a un Presidente y a un Gobierno Nacional comprometido con los intereses de las mayorías. Culpar a los demás, dijo alguna vez Manuel Bartlett desde el Senado, es omitir responsabilidades propias, entonces ya sabe lo que le aguarda a esa burocracia de expertos de la CFE.


Termoeléctricas, gasoductos, huachicoleo, impactos ambientales,  forman parte de los crímenes energéticos y ecológicos desnudados, atendidos  y resueltos por el presidente López Obrador efectivamente en los dos meses de su administración nacional. Y el 
Instituto Nacional de Ciencias Penales que dirige Gerardo Laveaga y suscrito a la Fiscalía  de Alejandro Gertz, actualiza dicha agenda energética y ambiental con el simposio ‘Criminología Verde: Eco-Crimen en México, pistas para su análisis’ al que deberán abocarse los equipos de Rocío Nahle,  Josefa González Blanco, María Luisa Albores, Manuel Bartlett, Romero Oropeza y Víctor Villalobos, en razón que todos ellos traen una bitácora común de medioambiente, energéticos, inclusión rural y productividad agrícola. La tercera consulta popular ahora sobre la Huesca, intenta resolver por la vía participativa lo que ha señalado el presidente López Obrador acerca del extremismo de izquierda contra los que luchó desde la democracia participativa que al final lo llevó a Palacio Nacional y que ahora con el Tren Maya, Dos Bocas, Santa Lucía y la Huesca, insiste en sus formas de negación progresista.  El Inacipe con el Simposio ‘Criminología Verde: Eco-Crimen en México, pistas para su análisis’ abona las maneras en que esos añejos delitos merecen ser atendidos y resueltos desde la Cuarta Transformación en el marco constitucional de las leyes vigentes o por venir.



https://twitter.com/VladRothschuh