EDITORIAL

TUPPER CHALLENGE SENATORIAL




 *La paz os dejo
*Colonialismo del Buen Fin
*Paradoja de Schrödinger
*París, Madrid, Barcelona
*Arcas llenas, burocracia famélica


VLADIMIR ROTHSCHUH


El arte culinario es una metáfora en el Legislativo: se cocinan leyes al vapor, se congelan con hidrógeno, hay prietos en el arroz y casi siempre el menú de iniciativas es un tupper challenge. Son nueve los desafíos de la agenda senatorial palomeados por Martí Batres y como el Presidente de la Mesa no es culinariamente un pichón que se cocina al primer hervor, entonces en ese recetario de buenas intenciones se consigue la mitad de lo pretendido. La euforia del arranque legislativo añade endorfinas al sexenio que poco a poco disminuyen y hacen notar que seis años en el Senado son muchos como lo demuestra la experiencia doméstica a lo largo de décadas con el saltimbanquismo de epidemia. El tupper de Batres contiene nueve reformas y adiciones preferentes, dejando fuera una sistematización reclamada históricamente por la izquierda y que Ricardo Monreal promete actualizar conforme los tiempos de gobierno del Jefe de Estado como ya ocurre con los salarios. Más leyes no han hecho más eficaz al Estado, a la política y a la democracia, cuando se supone que los decretos por sí mismos resolverían casi todo. Con tantas leyes nuestro Estado de Derecho acabó fallido echando en el caño la institucionalización que hizo creer que los hombres son inferiores ante los organismos creados ex profeso. El tupper challenge de Batres es algo así como la Caja de Schrödinger: tiene nueve iniciativas de reforma y ninguna ¿entonces está vacío o lleno?


Del Foro por la pacificación en Ciudad Juárez, al Foro de Tlatelolco, ha visto Alfonso Durazo pendular las emociones encontradas de quienes en un principio rechazaron el perdón a sus victimarios, hasta las voces actuales que piden más y más foros. Esto significa que en unas cuantas semanas los objetivos pacificadores del Presidente electo han conseguido legitimar el programa de la nueva SSP pronta a convertirse en iniciativa de ley y estar a tiempo antes de diciembre. Los Foros sin simuladores de una sinergia social, no hay resolución desde el gobierno al fenómeno de la violencia engendrada en los senos colectivos. Ahora falta ver cómo el futuro titular de la SSP transformará esos foros en instrumentos para obtener lo que las armas, la guerra y una infinidad de leyes no pudieron conseguir en los pasados sexenios. El primer foro pacifista arrancó con el pie izquierdo en la violentada Chihuahua y cerró con pie derecho en la Ciudad de México valorando López Obrador y Durazo que el programa se orienta positivamente a la resolución horizontal y alejada de las ocurrencias decantadas en los órganos de represión del Estado.



 El rechazo internacional a la sociedad de consumo se origina en las nuevas generaciones de Millennials y Centennials, sin nada que ver con el pasado ideológico del socialismo. Hoy no se necesita ser de izquierda para promover el comercio justo, oponerse al esclavismo laboral, la violencia animal, fomentar el medioambiente y es aquí donde el cuadrivio atraviesa a la Cuarta Transformación con El Buen Fin. El legado de Felipe Calderón con el Viernes Negro a la mexicana atrae los vicios de nuestros empresarios que encuentran la circunstancia para esquilmar a cientos de miles de burócratas que recibieron por adelantado sus aguinaldos. Esta práctica funciona en las viejas generaciones del posindustrialismo que encuentran satisfactores emocionales en el consumo, esto es, en aquello que advirtió Oscar Wilde y que Erick Fromm tradujo como ‘si eres lo que tienes y te quitan lo que tienes, qué eres’.  El Buen Fin reproduce mal las liquidaciones gringas de fin de temporada manoseándose aquí los precios, y timar como las tiendas de raya, a la burocracia en tiempos poscolonialistas. En la perspectiva ideologizada el Buen Fin, fue creación de la derecha y la cuestión es si debe sobrevivir en la Cuarta Transformación cuando lanzó López Obrador el Programa Sembrando Vida y que apunta a la soberanía alimentaria de la utopía edénica hoy replanteada no por el fracaso de la tercera vía sino por el flash back del veganismo.


Hasta que vio lejos a Sheinbaum por Madrid se atrevió el senador Mancera a defender el boom inmobiliario de la CDMX y descatalogar como mafia a los empresarios de residencias, plazas comerciales y multifamiliares de lujo durante su administración. Antes de la gira por París y España, Sheinbaum retomó sus promesas de acabar con la mafia inmobiliaria de la CDMX, así como otros negocios en las fotomultas, predialazo, parquímetros, agua y alzando su autoridad con un nuevo Metro y cuatro líneas de cablebús.  El diferendo del senador Mancera con aquello que tenga que ver con la CDMX y Morena, equivale incluir además de Sheinbaum, Torruco, Rosa Icela, al futuro Canciller y al coordinador de San Lázaro bajo la idea que su mejor defensa es el ataque. En Madrid la Jefa de Gobierno recorrió con su par, Manuela Carmena, el centro madrileño donde se ha recuperado espacio público y mejorado la peatonalización, siendo sin embargo Londres el mejor ejemplo internacional de cero emisiones contaminantes y magnífica movilidad. Sheinbaum estará luego en Barcelona y al final de la semana en París con Anne Hidalgo que no ha podido contener el racismo, la indigencia y la suciedad de la Ciudad Luz y primer polo turístico del planeta.  



El sentido común de la Cuarta Transformación la actualiza Luis Antonio Ramírez Pineda en el ISSSTE: muchas reservas y nula inversión en infraestructura y déficit médico fármaco.  Representando la suma de pluralidades en el gobierno de López Obrador, su encargo en el ISSSTE equilibra la otra responsabilidad otorgada en el IMSS a Martínez Cázares, con la salvedad que a Ramírez Pineda le es familiar el organismo que presidirá porque lo conoció desde sus entrañas. Como economista su destino en la Cuarta Transformación está en escalar por su profesionalismo otros espacios del gabinete presidencial. A nadie le sirve un ISSSTE con jugosos cochinitos si no presta  servicios de calidad a sus derechohabientes y opera con instalaciones antiguas que son el reflejo de aquel México próspero que intenta rescatar el Presidente electo. El momento de Ramírez Pineda se antoja favorable al ISSSTE con las nuevas reformas que vienen en la alta burocracia y sus beneficios en el sector privado sanitario y de pensiones. Es testigo el oaxaqueño de una coyuntura perdida con Lerdo de Tejada velado en San Fernando y que de ningún ejemplo sirvió a la clase gobernante. Quiéralo o no Ramírez Pineda, el ISSSTE se transformará  cuando comiencen a acudir los senadores, diputados, gobernadores, secretarios de Gabinete, ministros de justicia y alcaldes.



419 818719 914 481