EDITORIAL

ASALTO A LA UNAM





*Un futuro brillante
*Mujeres bajo violencia política
*Seguridad alimentaria
*Nuestra casa es México



VLADIMIR ROTHSCHUH



Literalmente Arturo Elías vivió un momento en el tanque de tiburones mientras estaba en Veterinaria Unam y el conflicto de interés por hacerse Rectoría estallaba en su explanada; porque ahora a su suegro lo ponen llevando mano en la sucesión universitaria cuando le intentan aplicar burdamente a Enrique Graue sus tiempos definitivos para no alcanzar la reelección a través de una vía espuria que el ingeniero Slim no necesita y no comparte con el grupo adverso que arriba a la SCT. Especialmente cuando la oposición al NAICM en Texcoco estaba dedicada al otro yerno del billonario mexicano que dirige la arquitectura del ultramoderno aeródromo proyectado al infinito cual Nazca; sin embargo, no deja de ser sugerente que al ex funcionario de la UNAM ahora en comunicaciones y transportes le finquen la ambición de regresar a la Máxima Casa de Estudios a nombre de la Cuarta Transformación cuando quedan desempleados los carpicistas y ceuístas del actual gabinete saliente en Segob, Salubridad y Sedatu. Porque no solamente el virtual titular de SCT es unamita en Morena siendo que el cobro de piso en el CCH Vallejo corre por cuenta del PRD coincidiendo con los priístas mexiquenses sin chamba a partir de la derrota transexenal de julio acompañados del señalado soberonismo co-responsable del narcomenudeo en la UNAM. Y si entre perredistas y priístas está el sello de la violencia porril, el peloteo entre la PGR y PGJ sobre el no-expediente y la liberación de los agresores denunciados por Graue, confirma a los amarillos y tricolores en esa tarea.  La marcha del miércoles exigiendo sus derechos frente a Rectoría mostró el cobre de tan innobles propósitos requiriendo la renuncia de las autoridades y omitiendo los vasos comunicantes de Amlo-De la Fuente-Graue que aleja a Morena de este asalto a la Máxima Casa de Estudios, como lo expresa el encuentro del Rector con el Presidente electo, mañana  lunes. Así como a López Obrador le desagradan las acciones de sus senadores y diputados por repetir el estilo hegemónico de la clase gobernante derrotada, al presidente Peña Nieto tampoco le conviene que a su sombra demócrata se señalen a colaboradores suyos, entre los centuriones que afilaron sus punzo cortantes avideces en CU. Ninguna de las partes en pleito por el CCH contiene la inocencia o legitimidad volcada el lunes a sangre y fuego, cuando su rejuego se tizna con el golpismo en Rectoría cual bastardada contra el proyecto de Enrique Graue por limpiar a la UNAM de la narcopolítica. La UNAM no goza de autonomía con la segunda balcanización priísta y primera del PRD en el 2018, la apetecen como botín y los jóvenes son usados. 
  

Los 300
imbricó a los líderes cuajados en los éxitos y los líderes por demostrar que merecen ser denominados así. En el primer segmento descolló único Ildefonso Guajardo, renegociador del TLC que concluyó para bien de cuatro mandatarios, Peña, Amlo, Potus y Trudeau, el nuevo acuerdo comercial. En el siguiente segmento estaba el paisano de Guajardo y titular virtual de la oficina presidencial que designó  como parte pejista a Jesús Seade en las renegociaciones comerciales con USA, a ese segmento la Revista Líderes le sumó otros miembros del virtual Gabinete de la Cuarta Transformación que habrán de demostrar que son líderes.  A Ildefonso Guajardo le llueven las ofertas de empleo antes que concluya su magnífico desempeño en Economía: grupos empresariales, gobiernos estatales y  extranjeros, universidades, partidos políticos, trasnacionales y organismos multinacionales quieren contratar a la estrella que renegoció el TLC y superó las chicanas canadienses que no tuvieron al menos la cortesía de devolverle los favores a Peña Nieto al interceder a su favor en el Acuerdo del Pacífico. En fin, los que quieren ver a Ildefonso Guajardo repetir en el gobierno que viene, son precisamente los pejistas con quienes se acompañó para las renegociaciones del acuerdo comercial y hasta lo quieren hacer militante moreno enfilándolo a la gubernatura de Nuevo León. Está en su mejor momento Guajardo, como ninguno del gabinete saliente, para saber qué destino darle a su brillante futuro.


El autogolpe de Manuel 
Velasco en Chiapas precipitó las infamias democráticas que está denunciando Inmujeres sobre la renuncia masiva de chiapanecas electas para regidoras municipales y diputadas estatales para que esos cargos de cuota de género pasen a ser ocupados por mujerujos. En el evento de Sánchez Cordero con el   Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio nadie se refirió a lo que sucede en Chiapas y que Inmujeres llama ‘Violencia Política’ porque rompe el Protocolo para la Atención de la Violencia Política contra las Mujeres en Razón de Género. Sin embargo solicitaron las activistas a Sánchez Cordero perfiles destacados en Inmujeres y Conavim para el próximo sexenio.  El llamado de Inmujeres contra la violencia política de género en el sureste queda en el vacío recién perpetrado por el Legislativo federal y fomentado por el INE y el TEPJF desde que modificó la constitución chiapaneca para que el Gobernador pudiera ser candidato a Senador, renunciar si ganaba, tomar protesta en el Senado, pedir nuevamente licencia y auto-designarse por el legislativo de Chiapas en Gobernador reemplazándose a sí mismo. Las mujeres en Chiapas tienen  precio, la política se tasa mejor o peor, así que el parapeto de candidaturas de género para cumplir la legalidad renunciando masivamente a diputadas y regidoras completa la involución virreinal de esa alejada ‘patria del Soconusco’.  Un mal decir que ni quien se alarme con esos gimoteos de género en Chiapas luego del escandalazo de Velasco, salvo claro está, Inmujeres.


Mil 200 millones 
de pesos le ahorrará Víctor Villalobos a Sagarpa al desaparecer las Delegaciones en los estados, haciendo que el mismo presupuesto por 73 mil millones crezca sin necesidad de que el Congreso aumente el gasto en el ramo. La regionalización cumplirá a nivel nacional la eficiencia sectorial, si a eso se le suma Villalobos la extinción burocrática triplicada por Fox y Calderón que solventó la autosuficiencia alimentaria de sus allegados en detrimento del agro, los agricultores, campesinos y de México. Las preocupaciones de las ONG’S ambientalistas las solventa el futuro titular de Sagarpa anunciando un programa especial de rescate del maíz nativo y un precio preferencial por el grano criollo con tal de estimular la siembra y restarle avance a las semillas mejoradas. En este punto Villalobos con María Luisa Albores y Nacho  Ovalle harán posible la seguridad alimentaria ahora que Liconsa y Diconsa se articula en esta área y Sedebien con su inclusión productiva entre ejidatarios y comuneros. Los créditos blandos y a la palabra entre productores rurales, así como fertilizantes más amigables con el medioambiente para que México siga destacando en la agricultura orgánica, entusiasman a Villalobos y la practicidad de la Cuarta Transformación del Campo sin nada que ver con la tenencia de la tierra y el 27 constitucional en que incidieron el cardenismo y el salinismo.


El Cardenal Aguiar 
Retes coincide formidablemente como Arzobispo Primado de la CDMX en la coyuntura de la Cuarta Transformación Nacional devolviéndole a la Iglesia y a sus fieles la identidad perdida entre los falsos sacramentos de Dios y el César que distinguieron los tiempos pasados. Y lo ha entendido el nuevo responsable del catolicismo en el Altiplano apelando Aguiar a la reconstrucción del tejido social, el Tejido de Dios, como una sola familia a través del perdón, la reconciliación, la tolerancia y la unidad en Cristo. Así como el país inicia un cambio en la alternancia política, de igual modo el catolicismo transita hacia momentos mejores con el nuevo Arzobispo Primado, porque siendo lo opuesto a la fe, el miedo, la cruzada actual para los creyentes está en sí mismos con tal de comenzar a construir con esperanza la única casa de todos nosotros: México.