EDITORIAL

POR LOS BUENOS TIEMPOS





  
*Ni pueblos, ni mágicos
*El negocio de la violencia
*Arte, cultura y consumo
*Cuarta transformación de Morelos
*Venezuela-Colombia-México

  

VLADIMIR ROTHSCHUH


El desayuno de López Obrador con Meade promovió certeza entre los capitales domésticos e internacionales. El peso de la figura de Meade ante el FMI, BM y corredurías, equilibró la postal financiera del presidente electo mexicano ante el mundo, y que ahora acabó de amarrar López Obrador ante Carlos Slim la postal de ser un político flexible con una amplia visión del ejercicio del poder. El florilegio lanzado por Amlo al hombre más rico de México, abrió algo más que una nueva pista en el NAICM, más bien en el sinnúmero de obras de infraestructura a desarrollar en el sexenio que tendrán a cargo Nahle, Villalobos y Espriú. La relación entre Slim y López Obrador se ha recompuesto y augura relanzarse como en los buenos tiempos en que ambos trabajaron por la CDMX.


Miguel Torruco analizando
 la expansión paupérrima de los Pueblos Mágicos, apunta hacia dónde se dirige la estrategia turística de López Obrador bajo su dirección en Sectur. Y sin ahondar en la reingeniería administrativa de Punto México, el virtual Secretario de Amlo para Turismo se detiene en aquel plan original del foxismo cuestionando su multiplicación a 134 pueblos que los han llevado a perder su encanto y su magia. Se tienen que preparar los ejecutivos estatales porque van a perder muchas poblaciones la denominación con tal de volver a la matriz social, económica y de seguridad pública que descansa en los tres órdenes de gobierno y no meramente en Sectur. Entre más extenso es el número de pueblos incluidos por la dependencia federal en lo mágico, menos se han consolidado las comunidades para lo que fueron planeadas o para lo que Torruco determina conforme su medio siglo de experiencia turística: la reconstrucción del tejido social carcomido por el desempleo y la violencia.



El primer foro de consulta
 para la pacificación nacional lo inaugura López Obrador en la frontera que Trump califica abandonada por el gobierno mexicano y  cuyos planes de cooperación México-USA revive Alfonso Durazo. El aumento de homicidios dolosos espanta a Potus, acusando como Sánchez Cordero que México es un inmenso cementerio, en diferente perspectiva para Navarrete Prida. Ni la amnistía, ni los buenos propósitos de las mesas de pacificación, ni los gimoteos de Trump, conseguirán remediar  a secas la violencia cuando  Marcelo Ebrard la observa como un reflejo del subdesarrollo económico regional y los escapismos de la opulencia social gringa. El Plan Mérida no atrae por completo a Durazo Montaño, la pacificación colombiana y los planes del General Naranjo contraen la identidad del crimen por ser un negocio para las élites armamentistas que llevaron a Trump a la Casa Blanca y persisten con el trasiego ilegal de armas hacia México.


Cultura y consumo
 son sinónimos de modernidad según Lipovetsky y frente a ambos el titular de Cultura de Sheinbaum promete romper el binomio atajando el crecimiento desmesurado de la cultura americana y sus plazas comerciales en la CDMX. ¿Por qué Suárez del Real no se imbrica en la teoría del arte de Lipovetsky usando esos espacios de consumo para la expansión del poder blando? Es claro que la mafia inmobiliaria abusó en el mancerismo del horizonte urbanístico, pero no pueden obviar, Alejandra Frausto, Sheinbaum y menos Suárez del Real  que no se trata de popularizar la cultura en una sociedad de consumo y una ciudad de servicios, teniendo claro que la mayor intervención cultural de la cuarta transformación tendrá lugar en la Residencia Oficial de Los Pinos. El plan cultural de Sheinbaum es ambicioso y algunas partes de sus ocho ejes se atasca en un realismo que impulsó a Taibo al amenazar con aberraciones expropiatorias no solamente en lo empresarial sino en lo intelectual para horror de cualquier ex radical como Toni Negri. La obsolescencia ideológica no es la reinvención del último hombre (Fukuyama).



Este jueves Cuauhtémoc Blanco
 y Rafa Reyes, encabezarán la segunda mesa de transición entre el gobernador y alcaldes electos de Morelos. En el primer encuentro el alcalde electo de Jiutepec expuso la nueva relación de trabajo y estrategias entre las células democráticas con el Ejecutivo estatal a fin de conseguir la gobernabilidad urgente en todo Morelos y cuyo origen se obtuvo en la ruptura de la agenda social y política de Graco con los ediles y sus gobernados. Para este jueves Rafa Reyes llegará ante Cuauhtémoc Blanco con una agenda integradora de Jiutepec con los demás municipios que permitiría no sólo una transición ordenada sino que deberá marcar el cambio de los primeros cien días de la cuarta transformación de Morelos.



Bajo un clima de tensión
 entre Venezuela y Colombia llegará Marcelo Ebrard a la toma de posesión de Iván Duque. Para Ebrard su vínculo con Colombia está precedido cuando entregó las llaves de la CDMX al presidente Santos y que habrá de consolidad como Canciller ahora que el dictador chavista acusa al presidente Santos del atentado del dron y que para la comunidad internacional resulta un escaparate de promoción para Maduro. Gustavo Petro compitió como el candidato financiado por el chavismo que buscaba ampliar sus fronteras hacia Colombia sin conseguirlo ante la victoria del oficialismo. La política exterior entre ambas naciones no se moverá con Iván Duque, lo que no equivale a decir sobre México porque las tibias posiciones de Videgaray hacia la dictadura bolivariana son responsables de la violencia en la región. El canciller Ebrard después de acercar al presidente electo mexicano con China como amago al impositivismo de Trump, hoy se desplaza hacia un aliado norteamericano en el Cono Sur como representante del mandatario electo mexicano.