EDITORIAL

EJÉRCITO Y ALTERNANCIA




*Museo de las Fuerzas Armadas
*Amlodipinas a los halcones
*Decano del Gabinete
*Primicias del Jefe de Estado
*Primer Colegio Militar
*Disculpas al INE

  

VLADIMIR ROTHSCHUH


Acuerpó María Cristina García Cepeda la iniciativa del General Cienfuegos y Miguel Ángel Yunes para convertir el museo inconcluso de la Fortaleza de San Carlos en Perote, en una pinacoteca sobre las Fuerzas Armadas siendo que ahí se albergó el Primer Colegio Militar. Las instrucciones de Peña Nieto a su Gabinete versó no sólo en la entrega recepción con la nueva administración federal, sino de que en los cinco meses restantes se aceleren las obras de gobierno pendientes, pues no es sino hasta el último de noviembre que el peñanietismo sigue ejerciendo el poder presidencial. La Fortaleza de San Carlos o Castillo de Perote transformado incipientemente en un espacio cultural desde el 2008  deviniendo ahora en un Museo del Ejército, tiene el respaldo de Maraki para concluirlo a pasos agigantados especialmente hoy que sobre el devenir castrense convergen momentos en que el futuro de la milicia adquiere un tono dramático por la extinción de una noble institución como el Estado Mayor Presidencial con doscientos años de trayectoria. No sólo Cienfuegos o García Cepeda, hacen votos para que el virtual presidente electo pondere la permanencia del EMP como garante no sólo de su seguridad personal y familiar, sino por experiencia, de su agenda y logística. Así como la Fortaleza de Perote fue edificada como defensa frente a las amenazas del imperialismo inglés en 1700, hoy su recuperación e intervención cultural castrense, simboliza  la certidumbre de las Fuerzas Armadas  sobre la alternancia democrática, como ha sido desde inicios de este siglo con los roles del Ejército y todo gracias a la simbiosis del Jefe de Estado auxiliado en todos los sentidos por la lealtad y eficacia del Estado Mayor Presidencial.  
 
La negativa del Papa
 Francisco a sumarse a los diálogos de paz califica el trabajo diplomático serio que viene desarrollando Marcelo Ebrard en sus funciones de Canciller Virtual. Por no formar parte de la agenda de Ebrard, el tema de la pacificación doméstica y sus ensambles internacionales, es que fue a todas luces un bridonazo del Vaticano desmintiendo un acuerdo diplomático jamás convenido entre los cancilleres Paul Richard Gallagher y Marcelo Ebrard Casaubón.  Apegarse a las formas es la llamada de atención de esta sobre-representación asumida por Loretta Ortiz, para que en lo sucesivo cada área del gabinete pejista opere en las formas políticas y legales. Después de cerrar Ebrard las pláticas entre López Obrador y el Jefe del Departamento de Estado de USA, mantiene en sigilo su transformación de Relaciones Exteriores que a partir de diciembre moverá la diplomacia binacionalista a una multilateral. Y no será Ebrard el que bisoñamente adelante los anuncios transformadores de la Cancillería, sino que decantará esa responsabilidad en el Jefe de Estado, Andrés Manuel López Obrador. La excesiva improvisación del equipo gabinetal pejista,  consolida a Ebrard en la decanatura para servir de luz o guía del sano comportamiento administrativo y político de los restantes Secretarios.
Se volvió más
 relevante el asalto a Alfredo Adame que el triunfo de Patricia Aceves en la alcaldía que dejó Sheinbaum. El actor de telenovela sabe llamar la atención como ha sucedido con su esposa, cuñadas y sobrinas Banquells, no a tal grado para que los tlalpenses se volcaran en las urnas por él. Nadie supo que perdió ante Patricia Aceves pero sí hace alharaca de la cotidianidad de Tepepan originada por la sobre exposición de lujos de los jugadores de futbol que ahí viven. Afortunadamente le robaron la cartera a Adame pero no la elección.
De vacaciones 
y por La Chingada agarró al virtual presidente electo la mojiganga de Horacio Duarte contra los Consejeros del INE. La intolerancia como oposición era buena aliada, pero estando el pejismo en el máximo poder nacional como Ejecutivo Federal, la intolerancia es mala compañía. 197 mdp por desviar los cien millones de la ayuda a los damnificados del S19, resultó barato al nuevo partido en el poder. Ya no es oposición Horacio Duarte para amenazar e injuriar a quien sea y no se diga a los Consejeros del INE que aún tienen en sus manos la constancia definitiva al presidente electo. Sacarse la rifa del tigre no es cualquier cosa, deberá mandarles Andrés Manuel a sus halcones unas Amlodipinas  con tal de bajarle la presión arterial a la soberbia que devoró y autodestruyó a los primos hermanos tricolores. Los nuevos ejercicios que el virtual presidente electo debe poner a hacer a todo su equipo son de yoga y anulación del ego; ahora y por lo que resta del sexenio hay que aprender a tragar sapos y culebras sin gimotear. Horacio Duarte está obligado a ofrecerle disculpas al Consejo General del INE.