EDITORIAL

AGENDA DIPLOMÁTICA 4T

 



*Evitar el pasado

*Desorientación de la ONU

*Comicios y legitimidad

 

 VLADIMIR ROTHSCHUH

 

El presidente López Obrador tendrá que sugerirle a su canciller Ebrard y a su representante ante la ONU, que otra vez inviten a México a la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, debido a su reciente informe donde hermana la democracia mexicana con las dictaduras de China, Rusia, Venezuela y Nicaragua. El dossier es aberrante pues no hay coincidencia alguna entre las administraciones políticas de Vladimir Putin, Daniel Ortega, Nicolás Maduro y Ji Xi Ping con la del presidente López Obrador; será fácil entonces para el canciller Ebrard instruir al ex rector de la UNAM desmontar la calificación de violencia de Estado contra las oposiciones políticas en los comicios del seis de junio, siendo que ni el INE, ni la partidocracia mexicana lo han asegurado. ¿Cuál es el origen de esos datos que recibe la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, habiendo ocurrido el seis de junio un amplio referéndum  a favor del mandato presidencial de López Obrador? El testimonial de Bachelet puede ser un previo de los escenarios catastrofistas que el conservadurismo redactó antes de tiempo y que involucraron a la OEA como prueba para el canciller Ebrard del abandono que tiene la 4T en ambos organismos multilaterales.  La filiación  del Jefe de Estado mexicano con los dictadores de Rusia, China, Nicaragua y Venezuela, no causaron ápice de duda a la Alta Comisionada quien no llamó a Juan Ramón de la Fuente para contrastar datos de una situación política grotesca para cualquiera medianamente informado acerca de la democracia mexicana y que ella constató en su visita de Estado al país. Es penoso que la OEA y ONU jueguen esos roles ante la manipulación informativa del conservadurismo mexicano, pero más penoso aún que el presidente López Obrador y el canciller Ebrard carezcan de cuadros diplomáticos atendiendo esas rutinas burocráticas donde no hay nada qué ocultar como sí sucede con las violaciones graves y cotidianas contra las oposiciones políticas nicaragüenses, rusas, chinas y venezolanas. La reciente visita de la vice presidente de Estados Unidos, Kamala Harris,  sirvió para evidenciar el alto grado de autoridad y legitimidad política, social y ética que goza el presidente López Obrador. Las falsías opositoras con sus posverdades en la OEA y la ONU, inclusive en medios informativos internacionales, obligan al canciller Ebrard a re-hilvanar los hilos sueltos de su servicio diplomático.

 


Desconocer nuestra historia, explica una y otra vez el presidente López Obrador, nos condena a repetir el pasado. Y Mario Delgado como líder del bloque de gobernadores de Morena anuncia la desaparición de la Conago o al menos ninguno de los ejecutivos estatales y Jefa de Gobierno, formará parte de esa conferencia de mandatarios.  Acción Nacional se opuso en bloque con sus gobernadores a la creación de la Conago en el 2003, rechazaba que el PRI y el PRD fueran contrapeso de Vicente Fox desde los gobiernos estatales. Entre los miembros que figuraban en  la Conago recién inaugurada se encontraba el Jefe de Gobierno, López Obrador. Ahora como Presidente de México, las puertas de Palacio Nacional se han mantenido abiertas para los miembros de la Conago, destacando el presidente López Obrador el diálogo confederado y el respeto partidario a las distintas expresiones locales. Mario Delgado como Luis Felipe Bravo Mena y sus gobernadores panistas, aparta al bloque moreno de ejecutivos para no fomentar al estilo foxista del 2002 malestares en Los Pinos y que hoy es museo de la historia. El presidente López Obrador no ha tenido problemas políticos con nadie, no existe una figura opositora con liderazgo que le haga sombra como sí las tuvo Vicente Fox en su sexenio. La identificación personal de Mario Delgado  con Bravo Mena, la comparación de Morena con el PAN y el cotejo del presidente López Obrador con el neoliberalismo rupestre de Fox, valdría la pena ajustarlo para no condenar a la Cuarta Transformación con el folclor de Rancho San Cristóbal.

 

 

https://twitter.com/VladRothschuh