EDITORIAL

AMLODIPINOS REPUBLICANOS

  




*La pejelandia de Slim
*Vértice piramidal
*Cuquerías diplomáticas
*Agroindustria depredadora



VLADIMIR ROTHSCHUH


La crisis de las pensiones metió a Daniel Ortega en un clima de ingobernabilidad, al presidente López Obrador la cuenta regresiva se la fija Consar para el 2021, no obstante la Mejoral que Peña Nieto diseñó con los 68 años de retiro como alivio para dilatar un poco el estallido. El Presidente electo a su manera trae consigo su propio aditamento de la Cuarta Transformación estandarizando los salarios del Estado a los 108 mil pesos que ganará a partir del diciembre como Mandatario de la Nación. Los pronósticos de la Primavera Nica en México son fallidos con los parches del tigre que darían a todo el sexenio pejista holgura en sus jubilados si es que se toma en cuenta la iniciativa de Carlos Slim para ampliar a los 75 u 80 años el retiro de los trabajadores, teniendo como referente su ánimo y físico el billonario pues para él la vida comienza a los 60. Muchos de los que acompañan a López Obrador en su gabinete son gente platino que intenta demostrarle a la historia como Papini, que en la juventud está el error del presidencialismo mexicano colocando en la delicada tarea a mandatarios con más hormonas que  experiencia. Carlos Slim le ha abierto un portal al Presidente electo para la reforma vigente del sistema de pensiones estatales, militares, judiciales, del ISSSTE e IMSS no sólo con la universalización de sus derechos sino en la  revolución laboral de trabajar tres días a la semana para que la utopía de Lafargue tenga lugar en México con cuatro días de ocio y negocio. A un siglo de la Tercera Transformación  conseguirá México lo que el socialismo soviético frustró: riqueza horizontal y felicidad vertical. Y todo gracias a la sinergia de salarios juaristas, pensión a los ochenta y tres días laborales imaginada por un heredero post futurista de Adam Smith y no del yerno de Marx.
 
 Encarrerado llegó López Obrador a Sonora, primero enviándoles sus Amlodipinos a Ricardo Monreal y Alcalde Luján para que entren en serenidad republicana y enseguida con la caída de Jesús Ernesto que hasta el domingo y lunes pudo estar acompañado de su apá. En los tres órdenes se viene tropezando el Presidente electo con sus camaradas morenos haciéndolo notar en primera persona cuando sentenció ante Ana Guevara, Alfonso Durazo, Pavlovich y Lilly Téllez, ser ajeno a las cuquerías: para que la yunta jale hay que apretar parejo fue el acierto común de Amlo a Pavlovich, no obstante que los herederos del Turco fraguan con la Gobernadora un frente amplio a lomo de los desaciertos de la Cuarta Transformación. Con diálogo, sin discusiones y menos con violencia, es como se llega a los acuerdos, fue lo mismo para Pavlovich que para el Muro de Trump. Pidió humildad el Presidente electo a la gente de Polevnsky vacunándolos de los males de Lord Acton que tiene añeja escuela en el bipartidismo. Cree ciegamente López Obrador que los infortunios de México se originan en el vértice superior de la pirámide del poder y que con un  Presidente honesto se podrá conseguir desazolvar hasta la base piramidal, porque si el Jefe de Estado es más de lo mismo, pues que las Saritas del Valle saqueen con sus familias los erarios y los Monreal –Alcalde, aticen el autoritarismo que trae asustado a Alfonso Romo y a los empresarios. En conclusión, Manuel Velasco se quedará vestido y alborotado.
 
El radicalismo cuquea al canciller Ebrard tirándole su invitación a Donald Trump en la toma de protesta de López Obrador y, obligándolo a voltear a ver al neo chavismo con la acidulación complotista de México en el atentado a Maduro. En Sonora advirtió el Presidente electo sobre los fifís morenos o claros frotándose las manos para ver descarrilar la Cuarta Transformación y a Ebrard lo ciñen por estas dos vías: que asuma conflicto con Estados Unidos y que meta en conflicto a Amlo con el populismo bolivariano.  Las dos, como dicen los tabasqueños, son cáscaras de plátano para que resbale; como en las demás provocaciones a las que ha atajado el Electo, al canciller Ebrard le queda la misma orientación con Trump de invitado a la unción presidencial y guardando las formas con Miraflores.
 
 Los cultivos de granos para consumo animal se repite comúnmente por las agrupaciones agrarias que le exponen a Víctor Villalobos los intereses extensionistas y de la agroindustria. México sigue anclado en la pobreza alimentaria y sanitaria debido a los industriales del campo. Invertir en siembra de granos para producir un kilo de carne o un litro de leche, es altamente costoso en comparación con lo que se puede obtener con un kilo o un litro de proteína vegetal. En el huracán que azotó las Carolinas se contaminaron ríos y valles con los depósitos de heces de cerdo y gallina, denunciados por los ambientalistas e ignorados actualmente por la administración de Trump. En México esa industria de la carne, leche y huevo, no ha querido responder por sus desechos y afectaciones al medio ambiente porque actuaban dentro de a un modelo económico que en la Cuarta Transformación, se espera, oriente Villalobos Arámbula hacia a un equilibrio en los próximos años. El vegetalista que designó López Obrador en Sagarpa, difícilmente conseguirá la autosuficiencia alimentaria del país con los mismos modelos del pasado y que no responden a las nuevas generaciones identificadas con la bioética.



                        419 818719 914 481                                          https://www.facebook.com/vladrothschuh