EDITORIAL

LA ALTERNANCIA




*En Palacio Nacional 
*Confort opositor
*Crisis de las pensiones
*Disputa por la SHCP
*Diplomacia a prueba
*Constitucionalistas y ex ministros
*El Ingeniero ante la Química



VLADIMIR ROTHSCHUH



El confort de ser oposición llegó a su término para López Obrador y comienza el proceso inverso de su estrategia como eterno candidato presidencial. Posiblemente esté curtido y más que listo para ser el ‘mejor Presidente de México’ acompañado del intelecto que acuñó Huxley como materia gris,  Beatriz Gutiérrez Müller,  cuando el envés de su sueños y anhelos igualándose o superando a Juárez, Madero o Cárdenas, es lo que se representa lejos de sus manos y las manos de todos los Jefes de Estado que han pasado por La Hormiga, Los Pinos o Palacio Nacional: la encarnación de un súper hombre investido con los poderes del Olimpo para remediar todos los males íntimos y públicos de sus gobernados. Hoy en su encuentro con Peña Nieto distinguió los dos ámbitos encontrados, uno del desafío en devenir y el otro de su pasado opositor. Peña Nieto hizo muchas promesas de superioridad o eficacia frente a la década perdida de Fox y Calderón y luego del plebiscito del domingo, la reprobación nacional expresa algo conocido desde que la fuga de legitimidad del Presidente era atraída por el candidato moreno. Lo que hizo o dejó de hacer Peña Nieto para retroalimentar lo que expresaban los sondeos sobre su mandato, solamente puede ser exaltada por Andrés Manuel como el puente de plata que al momento otorga a millones de mexicanos una esperanza de renovación como se tuvo con Fox echando al PRI de Los Pinos y algo menos con Peña Nieto devolviendo a Los Pinos lo perdido en la década ineficaz de la derecha. Cada inquilino presidencial que abandona el poder debería dejar al mandatario entrante un prontuario de aciertos y errores, pero es imposible compaginar los estilos personales y las realidades políticas de un sexenio y otro. Acudió López Obrador a externarle a Peña Nieto un gesto que habla bien de ambos por mirar al futuro, pues ninguno de los exmandatario surgidos de la transición democrática tuvo el talante democrático de Peña Nieto para aceptar los veredictos de las urnas como ahora sucede en la victoria holgada, reconocida y validada por José Antonio Meade. Hay sin embargo algo más en lo que supera Peña Nieto a sus antecesores en la circunstancia de López Obrador, haberle facilitado desde inicios de sexenio la oferta electoral y la tolerancia a los contrarios, porque sin la inclusión de Morena al régimen partidista del INE, habría sido imposible que López Obrador construyera su proyecto de regeneración nacional. Obtuvo un partido político, obtuvo los subsidios, obtuvo la credibilidad social, obtuvo el respeto del aparato policial del Estado y obtuvo el reconocimiento a su triunfo negado dos veces antes. La flexibilidad previa de Peña Nieto hacia López Obrador facilitará el intercambio de información entre los equipos presidenciales entrante y saliente, encabalgando una tersa administración federal especialmente en las renegociaciones que encabeza Ildefonso Guajardo puestas al conocimiento de Graciela Márquez Colín y que apuntan a algo prometedor para fin de año según la plática conseguida por Marcelo Ebrard con Donald Trump.  Romper el hechizo ejercido por Los Pinos como la matriz de Lord Acton, es otra promesa que López Obrador anuncia llevar al pie de la letra yéndose a vivir en honrada medianía en una casona del Centro Histórico de la CDMX para gobernar desde Palacio Nacional una vez que haya convertido a Los Pinos en pieza de museo y haya disuelto la rutina del EMP que burocratizó todos los ejercicios presidenciales vertiendo la esencia de los mandatos en el mismo odre viejo.
El karma aproxima
 a Luis Videgaray y a Marcelo Ebrard: el extitular hacendario que puso en el exilio al ex jefe de gobierno tendrá que compartir la transición administrativa de Relaciones Exteriores con el canciller de López Obrador. Desde la campaña presidencial el ex jefe de gobierno movió el perfil internacional del Peje y a partir del domingo aceleró el reconocimiento de Macron, Trump, May, Trudeau, como los ministros del exterior de Rusia, China, Alemania, España, Japón además de la OEA y ONU  entre otros.  A Ebrard le es familiar la Cancillería mexicana debido a su experiencia en 1993 cuando la circunstancia lo descarriló de la sucesión presidencial y en la que ahora está de regreso cumpliendo  a trazos cortados un itinerario recorrido ya por Manuel Camacho Solís.  Con varios idiomas, formado en temas internacionales por el Colmex y Francia así como una visión global y modernizadora de la agenda doméstica, Ebrard se acuña naturalmente a la Cancillería y pone a prueba su talante diplomático al tener que verse con Videgaray en la entrega – recepción asignada por López Obrador a su persona y habiendo adelantado el canciller peñista a Gabriela Cuevas como avanzada en el borlote moreno.
La Consar 
y los expolíticos adueñados de las Afores desde el zedillato, quieren para sí la SHCP y comienzan a tirarle cáscaras de plátano tabasqueño a Carlos Urzúa, adelantándole las agujas del reloj tres años con el estallido de las pensiones definidas. Bajo el lema neoliberal de que no alcanza y la actual ingobernabilidad nicaragüense, los ex políticos beneficiados con la privatización de los ahorros de los trabajadores, avanzan una crisis al nuevo titular de la SHCP a manera de ver despachando en Hacienda a uno de los suyos como Ortiz o Levy. Exponen entonces a Carlos Urzúa los escenarios que tienen con un pie en la calle a Daniel Ortega por haber aumentado las cuotas de las pensiones a trabajadores y empresarios; hoy por ese estulto error el mandatario nica enfrenta revueltas con saldos terribles entre muertos, torturados, levantados y desaparecidos, aniquilando lo hasta marzo era el paraíso político de Mesoamérica y que calificaba a Ortega como el mejor mandatario del mundo. Las pensiones son el arma blanca y corta de un sector seudo financiero inventado en las fechas del Fobaproa, que pone a prueba a Carlos Urzúa y a quien llaman un desconocido y bisoño en temas de economía global, pero que no dejan de reconocerle experimentada capacidad financiera doméstica. Por su edad y experiencia Urzúa no morderá fácilmente el nylon de las pensiones una vez que López Obrador lo ha preferido entre Ortiz y Levy.
Regresó Clara Brugada
 como alcaldesa de Iztapalapa, puso a prueba su primera administración delegacional este domingo en las urnas. Brugada consigue la aprobación mayoritaria de quienes la refrendaron y aguardan destaque el desarrollo social de una de las demarcaciones marginadas, no por la pobreza, sino por el centralismo mancerista.
Más de un ex ministro
 de la SCJN proyecta en su equipo López Obrador a las tareas asignadas a la senadora electa, Sánchez Cordero, en Bucareli; perfila el Presidente virtual otro as bajo la manga con el experimentado, capaz, profesional y probo Diego Valadés. El investigador de Jurídicas UNAM es retocado en este momento crucial para asumir responsabilidades en materias de derecho constitucional que distinguen su obra. El sinaloense ha promovido desde hace tiempo reformas y adiciones a la Carta Magna con tal de  controlar el poder del Presidencialismo Mexicano adecuándolo a los nuevos tiempos, siendo para algunos, como el maestro Osorio Altúzar, vital el conocimiento de Valadés Ríos en la conformación de gobiernos de gabinete y urgente ahora que se proyecta la cuarta enmienda con López Obrador a la cabeza.
¿Peligra la cartera
 de Rocío Nahle en Energía hoy que ha aceptado Cuauhtémoc Cárdenas acompañar a López Obrador en su proyecto? Muy distinto el segundo encuentro del macuspense y el michoacano, el Ingeniero ahora sonríe de oreja a oreja y aquella afamada postal de La Esfinge es trastocada por el triunfo de uno de sus discípulos que lo superó en creces. Nahle, la de Pajaritos, se siente firme porque Cárdenas tendrá como destino, Pemex.